GRACIAS A MI HIJA

Ser madre es el reto más grande al que me he enfrentado.

He vivido en varios países dónde no conocía el idioma, he salido a descubrir el mundo sola con mi maleta cargada de ilusiones, he sentido la decepción del desamor varias veces, he empezado de cero otras tantas y todo esto, media vida ya, me parece sencillo frente a la tarea y la responsabilidad de ser madre. Una buena madre, no madre a secas.

Cuando me siento exhausta y mi hija de 8 meses llora “sin razón aparente” me siento impotente, sobretodo porque dedico parte de mi vida a “enseñar” a otros padres a tomarse las dificultades diarias con sus hijos, sus retos, como oportunidades maravillosas para enseñarles habilidades de vida.

En esos momentos toda la teoría me viene a la cabeza en forma de frases: “Leti, acuérdate, autocontrol”, “regula tus emociones”, “necesitas 5 minutos para volver en ti”, “es solo un bebé que necesita pertenecer.”

Me repito mis frases como mantras, me devuelven a mi “yo amable”, y mientras tanto siempre me acuerdo de todos los padres y madres que intentan hacerlo lo mejor posible y les digo en mi imaginación “va por vosotros!”.

Entonces, cojo a mi hija en brazos, lleno mi corazón de amor hacia ella y de respeto por recordarme cual es mi misión, y me regala una sonrisa que inunda toda mi casa de belleza, de calidez y de alegría.

Cada año que pase, mi niña me planteará nuevos retos, nuevas maneras para aprender a ser madre y soy consciente de que tendré que manejar mis miedos, mis inquietudes y desplegar todo el abanico de herramientas que conozco (y las que aún no conozco) y probar qué nos funciona.

Pase lo que pase nunca me olvidaré de conectar con ella, de validar sus sentimientos, de respetarla y quererla por que sí.

Gracias mi vida por ser como eres, por desafiarme cada día y recordarme que no basta con saberme la teoría, que tengo que saber aplicarla. Quiero creer que con 8 meses que tienes ya sabes que te quiero más que a mi vida y que siempre estaré a tu lado para ayudarte a crecer sin entorpecer tu camino.